Single Blog Title

This is a single blog caption

OPINIÓN: ¿Qué garantías nos quedan?

48 días de rebelión popular en la calle no se paran por orden dictatorial ni por decreto. Un decreto que amenaza suspender las garantías constitucionales, pero ¿Cuáles garantías están vigentes hoy? Porque la vida, la educación, la salud, la alimentación, la estabilidad, el voto y la protesta, son derechos que desde hace tiempo este régimen nos suspendió.

Ni la más férrea represión, ni los asesinatos, detenciones arbitrarias, juicios militares, ni las torturas, la cárcel, ni las embestidas de tanquetas han podido meter freno al pueblo venezolano que está en la calle, y un decreto no lo va a detener.

Hasta los recursos para perpetuarse en el poder están escaseando en Venezuela. Maduro ha reunido más poder que ningún otro dictador en el continente, y los resultados han sido decepcionantes.

Ha sido habilitado para gobernar sin límites, designó un TSJ a su medida, defenestró a la Asamblea Nacional, politizó y compró a las Fuerzas Armadas, criminalizó la protesta, estafó a los venezolanos y hasta al propio Papa Francisco con el diálogo, secuestró el voto y el Referéndum Revocatorio , inhabilitó y persiguió a los principales líderes  de oposición, se inventó una Constituyente Comunal y ahora otro Decreto de Estado de Excepción, pero ha sido tan incompetente, que tanto poder no le ha servido para satisfacer las demandas del pueblo.

Un pueblo que le demanda comida, seguridad, medicinas, libertad, bienestar y elecciones, pero el dictador solo ha respondido con represión, hambruna, controles, cárcel, hiperinflación y muerte.

Maduro pretende engañar nuevamente a los venezolanos con un decreto que según él restablecerá el orden por la vía de “medidas urgentes, contundentes, excepcionales y necesarias, para asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos, preservar el orden interno, el acceso oportuno a bienes, servicios, alimentos, medicinas y otros productos esenciales para la vida”, lo que se le pasa por alto a Maduro es que los venezolanos estamos más que claros que quien originó esta emergencia y esta crisis que hoy nos sacude fue él mismo.

Las únicas medidas contundentes, excepcionales y necesarias que esperamos y que nos sacarían de esta catástrofe: Elecciones generales, libertad para los presos políticos, restitución plena de la Asamblea Nacional respeto a la autonomía de los poderes y apertura del canal humanitario.

Solo el cumplimiento pleno de estas peticiones, que al final del día es lo que ha motivado a millones de venezolanos a salir a las calles a reclamar y a permanecer 48 días en rebelión, es lo que detendrá la calle, no un decreto dictatorial, ni más represión, ni constituyentes a medida.

Le recordamos a Maduro que el poder no se decreta, el poder se gana, y no hay decreto que frene al valiente pueblo venezolano.

Con todas estas medidas desesperadas, lo que estamos viendo es a un dictador perdido, derrotado, errático y agotado, mientras, vemos a un pueblo crecido, fortalecido, unido y determinado a lograr su cometido:  el cambio para Venezuela.

@LesterToledo

Leave a Reply