Los hechos

Lester Toledo, Diputado al Consejo Legislativo del Estado Zulia y dirigente nacional de Voluntad Popular está siendo objeto de una implacable persecución por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Sin importar su condición de parlamentario y la inmunidad que lo protege, la policía política allanó su casa la noche del domingo 28 de agosto y la de sus familiares para encarcelarlo. Esta cacería policial y linchamiento judicial persigue un solo objetivo: debilitar su liderazgo político en el Zulia y evitar que Lester siga enfocado en su lucha para organizar a los zulianos y crear una salida a este desastre e iniciar junto a Leopoldo López la construcción de La Mejor Venezuela.

El Diputado Toledo logró demostrar en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos la brutal persecución de la que estaban siendo objeto él y su familia, y le fueron otorgadas el 4 de Junio de 2016 medidas cautelares de protección por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, también se pronunciaron rechazando esta práctica Human Rights Watch, Freedom House, Robert F Kennedy Human Rights, entre otros entes pro defensa de los derechos humanos.

Lester estuvo en el estado Zulia 85 días bajo clandestinidad y persecución. El 21 de noviembre aparece públicamente desde la sede de la OEA en Washington junto al Secretario Luis Almagro, denunciando la ruptura del hilo constitucional en Venezuela y el recrudecimiento de la persecución política. Desde allí, anuncia una gira internacional en la que ha prometido trabajar buscando aliados en el mundo entero para construir una salida electoral al desastre que representa Nicolás Maduro para los venezolanos.

¿Por qué lo persiguen?

Por ser pieza fundamental de Voluntad Popular a nivel nacional, su cercanía en el equipo político de Leopoldo López y por el crecimiento de su liderazgo en el Zulia con sus impactantes y documentadas denuncias contra la corrupción. Toledo demostró con pruebas hechos gravísimos de corrupción en la gobernación del estado Zulia, y a pesar de las amenazas a él y su familia consiguió interpelar al gobernador Francisco Arias Cárdenas en la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional.

Lester fue considerado como un objetivo político a destruir. Desde Maduro y Cabello, hasta quien ocupa la gobernación del Zulia decidieron sacarlo del escenario político a cualquier costo. Con métodos propios de una dictadura, sin el debido proceso y tan solo con las órdenes de un ministro represor y violador de DD.HH fue emitida una orden de aprehensión y el inicio de una cacería humana para ponerlo tras las rejas.

¿De qué se le acusa?

De hechos fantasiosos que solo existen en el delirio de Maduro y de una conspiración que sólo ven en Miraflores. Sin siquiera allanar su inmunidad parlamentaria le imputaron los cargos de ¨Financiamiento al terrorismo y asociación para delinquir¨. Lester ha sido muy claro y lo ha dicho con voz clara y potente, su única agenda es remover a Maduro y a Arias Cárdenas del poder, cuanto antes, con la gente, pero por vías pacíficas y democráticas: con los votos.